Misión

“La Escuela Portuguesa de Arte Ecuestre utiliza exclusivamente caballos
Lusitanos Alter Real”

Misión

Fundada en 1979 por un grupo de jinetes constituido por alumnos de Nuno Oliveira —Guilherme Borba, José de Athaíde, Filipe Figueiredo Graciosa y Francisco Cancella de Abreu—, y en la que también desempeñó un papel decisivo João Costa Ferreira —por aquella época director del Serviço Nacional Coudélico—, la Escuela Portuguesa de Arte Ecuestre promueve la enseñanza, la práctica, la conservación y la difusión del arte ecuestre tradicional portugués.

Intérprete de un arte secular, sigue el modelo de lo que fue la Picaria Real —la academia ecuestre de la corte portuguesa del siglo XVIII y principios del XIX—. La Escuela reproduce la forma de enseñanza de los caballos y jinetes, los trajes, los arreos y los ejercicios. En el Picadero Real de Belém, construido a mediados del siglo XVIII, se realizaban las exhibiciones ecuestres ante la corte, tanto de la reina María I como de su padre, José I, hijo de Juan V, rey portugués del fausto y del esplendor, quien en 1748 fundó la Yeguada de Alter Real para proveer a la casa real y a su academia ecuestre.

Desde septiembre de 2012, la Escuela Portuguesa de Arte Ecuestre se encuentra bajo la gestión de Parques de Sintra – Monte da Lua, S.A. (PSML). Con sede en los jardines del Palacio Nacional de Queluz, en la Calçada da Ajuda —en el Picadero Henrique Calado, Belém— el público puede asistir a las exhibiciones regulares de la Escuela.
La estructura de la Escuela está formada por un equipo de jinetes compuesto por Maestro Picador Jefe, Picadores, Picadores Ayudantes y Aspirantes.

La Escuela Portuguesa de Arte Ecuestre está dirigida desde octubre de 2018 por Daniel Vaz Silva, y tuvo como primer director a José d’Atahyde, de 1979 a 1981, a quien le siguieron en el cargo Guilherme Borba, de 1981 a 2000; Filipe Figueiredo (Graciosa), de 2000 a 2012; Teresa Abrantes, de 2012 a 2016; y el teniente coronel de Caballería (en la reserva) Paulo Candoso, de 2016 a 2018.